El origen de las mini caravanas Teardrop

El nombre de las mini caravanas Teardrop proviene del inglés, significa “lágrima”, y hace clara referencia a la forma ovalada, como una gota, de estos pequeños vehículos tan especiales.

 

 

Las mini caravanas Teardrop se fabricaron por primera vez en los años 1930 en los Estados Unidos y se volvieron muy populares en los 40, al terminar la Segunda Guerra Mundial. Una vez pasada la gran depresión, y en pleno crecimiento económico, los ciudadanos americanos disfrutaron de estas pequeñas caravanas en salidas de fin de semana y periodos vacacionales con sus familias.

 

El éxito fue tal que era muy habitual verlas en las recién estrenadas autopistas que por primera vez conectaban el país.

 

 

El hecho de que las mini caravanas Teardrop fueran tan ligeras contribuyó en parte al éxito del producto. Y es que hay que tener en cuenta que los coches en aquella época no eran muy potentes. Muchos incluso se atrevieron a engancharlas a sus motos, con un resultado más bueno.

 

 

La mayoría de estas mini caravanas se construyeron de materiales procedentes de vehículos de la Segunda Guerra Mundial. Los chasis de las Teardrops estaban hechos de acero, las ruedas las reciclaban de los coches en desuso al terminar el conflicto y los exteriores normalmente procedían del material de las alas de los bombarderos. Y así es como se transformaron aquellos elementos que tan dolor habían causado en pequeñas caravanas de uso familiar que tanta diversión aportarían.

 

También hubo quien fabricó su mini caravana en madera. Eran las llamadas Woodys, término procedente de la palabra wood (madera en inglés). Algunas de ellas tenían acabados artesanales de mucha calidad, propias de un ebanista.

 

 

La pasión por las Teardrops se prolongó en los años 50 e incluso ganó todavía más en popularidad, sobre todo entre aquellas personas que quisieron fabricarse su propia mini caravana desde cero. Un hecho decisivo fue que la revista Popular Mechanics, con impresiones en todo el país, publicó los planos para que cualquier amante de estas pequeñas caravanas pudiera construirse la suya. En este caso se trataba de una versión en madera.

 

 

Más tarde aparecerían en el mercado coches más potentes, con capacidad de remolque mucho mayor, y proliferaron las caravanas de mayor tamaño, con más capacidad para toda la familia. No obstante, las Teardrop se posicionaron en el mercado como mini caravanas para escapadas de una o dos personas, incluso con un niño pequeño.

 

 

 

Hoy en día siguen fabricándose mini caravanas que recuerdan el diseño de las primeras Teardrop de los años 30. También se encuentran en el mercado muchas otras mini caravanas que, aunque tienen el mismo origen, se han adaptado a diseños más modernos y todo tipo de materiales actuales, como la fibra de vidrio o algunos tipos de plástico.

 

Lo que sigue intacto son las grandes ventajas y la enorme diversión que ofrece este tipo de vehículo para parejas o pequeñas familias. Y es que, quien tiene una mini caravana del tipo Teardrop, tiene la perfecta excusa para disfrutar de nuevas aventuras cada fin de semana.

 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

Featured Posts

¿Por qué elegir Caretta de entre todas las firmas de minicaravanas?

April 5, 2018

1/2
Please reload

Recent Posts