Cómo beneficia a los niños acampar en Mini Caravana Familiar

Fines de semana, días de fiesta o vacaciones son de los momentos más deseados para toda familia, ya que es cuando podemos disfrutar conjuntamente del tiempo libre haciendo lo que más nos gusta y relajarnos. Pasar este momento de ocio en un camping o bien en una zona de acampada con tu mini caravana familiar os dará una sensación de libertad inmensa con beneficios tanto para ti como para tus hijos. A continuación te descubrimos el por qué:

 

 

- Tanto si decides acampar en un camping como si lo haces en una zona adecuada para esta finalidad, te darás cuenta que toda la experiencia supone un efecto positivo para la educación de tus hijos, ya que favorece su conocimiento sobre el medio ambiente y aprenden a cuidarlo, respetarlo y valorarlo. Una forma sensacional de contribución al crecimiento y maduración de los más pequeños.

 

- Los niños están en plena naturaleza, con lo que pueden disfrutar de pequeñas cosas como el levantarse por las mañanas e ir descalzos sobre la hierba, sentir los pájaros cantar, correr bajo la lluvia, tirar piedras en un río o bien tumbarse tranquilamente a mirar las estrellas.

 

- La estancia a un camping ayuda a trabajar la autonomía de los niños, así como su sentido de la orientación. Es sorprendente ver con qué soltura se mueven por el camping y se conocen cada rincón como la palma de su mano. Además, desde un punto de vista de los padres, este tipo de alojamiento ofrece mucha tranquilidad porque sabes que los niños están en un recinto cerrado y 100% seguro.

 

 

- Otra de las ventajas es que yendo de acampada con una mini caravana conseguirás una implicación de los niños en las tareas comunes, como lavar platos, preparar las comidas o ir a buscar agua. Y lo mejor del caso es que, a diferencia de lo que normalmente pasa en casa, a los niños les encanta ayudar. Les gusta sentirse independientes, responsables y necesarios.

 

- Cuando pasas unos días de camping o acampada en tu minicaravana familiar el tiempo transcurre más sosegado, y enseguida olvidas el ritmo trepidante al cual estás acostumbrado a vivir. El concepto de vida es más sencillo, más campechano. Esto supone aprender a valorar lo que nos rodea, la cual cosa siempre es positiva para todos.

 

- Tanto cocinar como comer al aire libre es uno de los mayores placeres en esta vida. A todo el mundo le gusta encender un buen fuego y hacer una barbacoa. La carne y el pescado saben diferente, absolutamente deliciosos. Los niños comen más y mejor.

 

 

- En los campings los niños siempre hacen amigos y aprenden a relacionarse con otras personas. Comparten momentos inolvidables en compañía, juegan al exterior y dejan de lado los ordenadores, las tabletas, los móviles y la televisión. Y esto siempre es bueno.

 

- Los horarios y la indumentaria que llevamos cuando vamos de acampada son menos rigurosos que cuando nos hospedamos en un hotel, la cual cosa nos permite estar más distendidos, relajados y cómodos. Lo más natural es ver personas en bermudas, bikini o sombreros de paja en un camping de playa.

 

- Viajar en mini caravana familiar te permitirá alojarte en los mejores emplazamientos del mundo. Y es que, tanto si lo haces por libre como si vas de camping, estos suelen tener una ubicación privilegiada al encontrarse en parajes de gran riqueza natural y paisajes de ensueño, cerca de parques nacionales, en la montaña o frente a las mejores playas. Tendrás la posibilidad de hacer rutas en bicicleta, excursiones, actividades náuticas, paseos a caballo, senderismo, entre muchas otras actividades.

 

- Las familias que tengan perro podrán disfrutar de los fines de semana o vacaciones en compañía de sus mascotas. Y es que una escapada en mini caravana en medio de la naturaleza te ofrece la posibilidad de llevarte a tu perro y disfrutar juntos de una experiencia muy gratificante. A los perros también les encanta saborear la libertad y poder corretear junto a sus cuidadores por senderos, chapotear por ríos...

 

- No hay nada más agradable que echarse una siesta en una hamaca bajo la sombra de los pinos, donde la naturaleza y la tranquilidad son los protagonistas absolutos. Es un momento único que recarga tus pilas y te deja como nuevo. Si los niños quieren echarse un rato, perfecto. Si no, sabes que pueden jugar con total seguridad con algún amigo del camping.

 

En definitiva, creemos que el ambiente familiar que se vive cuando vas en mini caravana no tiene precio, y es que tal experiencia une mucho a las familias y refuerza los lazos al divertirse juntos. Los niños tienen la sensación de haber vivido grandes aventuras con sus padres y éstos, a su vez, tienen un recuerdo inolvidable para toda la vida. ¿A qué esperas para disfrutar tú también de momentos felices con los que más quieres?

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

Featured Posts

¿Por qué elegir Caretta de entre todas las firmas de minicaravanas?

April 5, 2018

1/2
Please reload

Recent Posts