Viajar en Minicaravana para ser feliz

 

Parece un tópico, pero cada vez que comienza un nuevo año todos hacemos nuevos propósitos para intentar mejorar algunos aspectos de nuestras vidas. La mayoría de los propósitos del mes de enero tienen que ver con cambiar hábitos como hacer ejercicio, comer saludable, pasar más tiempo con la familia, ahorrar dinero, viajar más... Y es este último propósito, el de viajar más, sobre el que queremos profundizar. Y es que, está más que demostrado que viajar nos hace felices. Así pues te proponemos que viajes más con tu minicaravana para conseguir lo que todos perseguimos: la felicidad.

 

 


UN MUNDO DE EMOCIONES

Viajar en una minicaravana rutera nos brinda la ilusión de conocer nuevos lugares, sabores del mundo, culturas y tradiciones desconocidas. Se trata de una aventura en todos los sentidos, ya que siempre te aporta algún conocimiento. Y es precisamente esa emoción, tras descubrir cosas nuevas, la que va ligada a los recuerdos de nuestros viajes. Por ese motivo se te dibuja una sonrisa en la cara cada vez que recuerdas alguna anécdota graciosa que te pasó en un camping o en un paraje en el extranjero.

 

COMBATIR LA TRAMPA DEL ESTRÉS

En la actualidad la sobrecarga de ritmo rápido y la excesiva información han creado una auténtica cultura de sobre valoración del estrés y la ansiedad. Viajar te permite airear tu mente para abstraerte de las tensiones producidas por este estrés diario haciendo que pienses con mayor tranquilidad. Así, disfrutando de nuevas sensaciones a las que estás habituado, como por ejemplo dormir en una minicaravana en un entorno natural, es más probable que se te ocurran soluciones más eficientes a tus problemas cotidianos. 

 

MÁS CONFIANZA EN UNO MISMO
En muchos viajes nos encontramos con obstáculos o imprevistos que no esperaríamos encontrar en nuestra vida diaria. Cuando nos encontramos fuera de nuestra zona de confort somos más capaces de afrontar tales dificultades y al volver a casa nos sentimos más fuertes, productivos, orgullosos y con más confianza en nosotros mismos. Además, en varias ocasiones tenemos que cambiar planes, ya que no siempre todo saldrá como nos proponemos. Y esto es positivo, porque nos convierte en personas más flexibles, espontáneas y tolerantes.

 

LOS MEJORES RECUERDOS
Tras un viaje nos encanta contar las mejores anécdotas a nuestros amigos y familiares, así como también enseñar algunas fotos. Con el tiempo estas anécdotas y álbumes pasan a ser un bonito recuerdo de nuestras vidas y nos hacen sentir felices.

 

LA EMOCIÓN DE IMAGINAR
Desde el momento en que empezamos a planificar un viaje somos felices porque nos ilusionamos, ya que abrimos la puerta de la imaginación. Pensamos en todo lo que haremos y lo bien que lo pasaremos con una teardrop. Y tras el viaje, continuamos con la felicidad en forma de recuerdos y buenas experiencias.

 

EL VALOR DE LO INTANGIBLE
Es cuando nos alejamos de casa y viajamos que vemos con una perspectiva distinta el valor real que tiene todo lo material. Hay muchos lugares increíbles del mundo donde se vive con menos cosas materiales y las personas son muy felices. Así que viajando aprendemos que lo que realmente nos alegra la vida es vivir nuevas experiencias y no el hecho de tener cada vez más cosas en el armario. Somos la suma total de nuestras experiencias, con lo que deberíamos invertir más en crear recuerdos en base a vivencias personales en vez de comprar bienes materiales.

 

En definitiva, somos felices cuando viajamos porque estamos presentes, porque queremos  estar, sentir, vivir, recordar. Este año no te quedes en casa. Deja que el mundo te sorprenda y aprovecha tu tiempo para ser más feliz viajando en una pequeña Minicaravana.

 

.
 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

Featured Posts

¿Por qué elegir Caretta de entre todas las firmas de minicaravanas?

April 5, 2018

1/2
Please reload

Recent Posts