Vehículo camper caravana

Descubre por qué las minicaravanas Caretta son una fantástica opción

Vehículo camper caravana Caretta

En los últimos años se ha visto que los vehículos camper caravana son una excelente opción para viajar y disfrutar tanto de fines de semana como de largas vacaciones. Las principales diferencias con una furgoneta camperizada son las siguientes:

Son más baratas, no tienen que pasar ITV ni necesitan seguro obligatorio. Tampoco se paga el impuesto de circulación. No tienen menos problemas mecánicos.

- Son muy confortables. Tienen una cama ancha de 150 x 203 cm.

-El aislamiento es de fibra de vidrio. Cálidas en invierno y frescas en verano.

- Con cocina completa integrada exterior con fogones, nevera y fregadero.

- Ofrecen mucho espacio de almacenamiento. Todo en orden gracias a sus armarios integrados con cerramiento de persiana.

- Independencia total.  Si desenganchas tu vehículo camper puedes moverte con el coche donde quieras con absoluta.

- Con una tienda de techo encima pueden dormir hasta 6 personas.

Los vehículos camper Caretta son ideales para viajar durante todo el año

Si eres una persona que te gusta la naturaleza, eres amante de la libertad y te encantaría tener tu propio vehículo camper caravana para acampar en los sitios más bonitos te proponemos que explores todas las opciones del mercado antes de comprar una furgoneta camperizada por los siguientes motivos:

Las minicaravanas Caretta son 4 ó 5 veces más baratas que las furgonetas camperizadas, y 2-3 que las de segunda mano. Y si las cuidas bien, las mini caravanas nunca pierden valor. A su vez, las teardrop Caretta no tienen gastos fijos anuales como tienen las furgos camper.

Una vez estás acampado, puedes desplazarte donde desees con tu coche sin necesidad de desmontar nada. 

Además, la cocina exterior completa e integrada de los vehículos camper Caretta permite cocinar de verdad, no solamente calentar un vaso de leche como se suele hacer dentro de una furgoneta por miedo a ensuciar la tapicería y al olor de los humos. Una furgoneta camper de segunda mano tiene más gastos de lo que parece de entrada, ya que el vehículo es viejo y se tiene que hacer la adecuación para camperizar. Al final, uno siempre se acaba gastando más de lo que primero tenía pensado y es posible que el resultado final no sea tan bueno como se esperaba.